• Acreditación

    • AMBAS
  • Membresías

    • AACSB
    • EFMD
    • Cladea Balas
    • Cladea
    • CFA
    • ACCA
    • Prme
Novedades

Liderazgo y confianza en tiempos de pandemia

11/06/2020
Docente Virginia Fasano

Entrevista a Virginia Fasano -Licenciada en Psicología y MBA, directora de Lightup Consultoría, miembro de la Red Latinoamericana de Desarrollo de Competencias y Organizaciones Sostenibles, capacitadora y asesora en gestión humana para varias empresas-, sobre los retos que enfrentan los nuevos líderes durante la crisis del COVID-19, así como las nuevas competencias profesionales necesarias durante y luego de la pandemia.

Fasano también es docente de Atracción y Selección de Talentos del Diploma de Especialización en Recursos Humanos, de Gestión del Desempeño y Compensaciones, y de Desarrollo del Talento en los programas de educación ejecutiva de la Universidad ORT Uruguay.

El COVID-19 ha generado un panorama de incertidumbre mundial. ¿Qué se requiere de los líderes de las organizaciones en este momento?

Los líderes fueron desafiados a reorganizar rápidamente el trabajo de sus equipos. Este cambio, para la mayoría, fue intempestivo y no permitió que se prepararan con equipos para el trabajo remoto, ni trabajar en la gestión del cambio, en planes pilotos para el teletrabajo mediante procesos de design thinking, ni realizar transiciones hacia la nueva modalidad de trabajo.

La clave inicial fue la gestión de la incertidumbre: ante las dudas y temores surgidos, tuvieron que apelar a sus competencias como gestores de equipo, dar tranquilidad, guía y contención ante tantas nuevas situaciones.

Ha sido muy necesario el rol articulador del área de recursos humanos y la puesta en acción de los comités de crisis, algunos diseñados en el momento en que esta surgió.

En muchos casos se pasó del trabajo presencial al teletrabajo. ¿Cómo los líderes tuvieron que llevar adelante este cambio en el modo de trabajar?

Han tenido que brindar las posibilidades tecnológicas necesarias para seguir adelante con el trabajo a distancia. Aquellos que pudieron hacerlo bajo esta modalidad, debieron asegurarse de que contaban con conectividad y dispositivos acordes al rol que debían desempeñar. Además de contar con las competencias tecnológicas para hacerlo con eficacia y sostener la productividad necesaria.

Hay empresas que ante esta necesidad están ofreciendo soluciones de hardware destinados al trabajo remoto, para otorgar micromoviliad en el hogar y productividad en espacios no diseñados para el trabajo.

Sin embargo, estos elementos no alcanzaron. Los líderes han tenido que desarrollar mecanismos para otorgar y clarificar los objetivos y resultados esperados. Esto es clave para lograr el éxito del teletrabajo. Al tener metas alcanzables, comunicadas y acordadas, ha sido muy útil la metodología SMART, gracias a la cual están pudiendo medirlas y ajustarlas, otorgando el tan olvidado reconocimiento cuando se alcanzan.

Asimismo, han sido necesarias nuevas reglas de relación virtual, las cuales requieren nuevos protocolos de comunicación e interacción digital. Por ejemplo, la netiqueta, o etiqueta net, que comprende las normas de comportamiento general en internet para aportar mayor seguridad y humanidad a la comunicación. Además de pautas de funcionamiento.

A su vez, hay que contemplar las exigencias de quienes tienen el cuidado de otros. En este aspecto estudios recientes en Chile sobre engagament y agotamiento en tiempos de COVID-19, muestran que en las mujeres aumenta el agotamiento, especialmente las que tienen niños a cargo, mostrando las diferencias que aún persisten en los roles del hogar y las dificultades de mantener la corresponsabilidad en la educación y cuidado de los hijos.

Los líderes que en estos meses han estado muy pendientes de cómo controlar el trabajo de sus equipos, medir los tiempos de dedicación al trabajo y cómo organizar sus prioridades están mirando fuera de foco. Aquellos que no se preocuparon por estos aspectos, sino que ya venían trabajando bajo la modalidad de establecimiento de metas y generando un clima de empoderamiento, han llevado este tiempo con más éxito, tranquilidad y mejores resultados.

¿Qué nuevas competencias profesionales se hicieron necesarias durante la emergencia sanitaria?

La emergencia sanitaria trajo la necesidad de la gestión de equipos a distancia. Ha sido necesario —además de la eficaz determinación y acuerdo de los objetivos— la coordinación de las actividades, la comunicación asertiva, con escucha atenta y activa de las necesidades de sus equipos, un enfoque de orientación a resultados, dedicar un buen tiempo semanal al apoyo y contención de las personas y, ante todo, desarrollar la confianza.

La confianza del líder comienza con la confianza en sí mismo, tener presente que la construcción de su rol, su relación con los demás y el trabajo que viene realizando siempre da frutos en momentos de crisis como este.

Las circunstancias límites y fuera de lo planificado ponen en juego los aspectos desarrollados en tiempos estables.

¿Cuáles considera las principales habilidades para el mundo post COVID-19?

Pienso que los líderes volverán fortalecidos en sus competencias socioemocionales, con una mirada positiva y de futuro, regulando los tiempos de sobreconexión actual, y con una fuerte necesidad de reskilling y upskilling de sus equipos, considerando también las nuevas demandas del mercado y sus clientes específicos, con metodologías ágiles.

  • Acreditación

    • AMBAS
  • Membresías

    • AACSB
    • EFMD
    • Cladea Balas
    • Cladea
    • CFA
    • ACCA
    • Prme