Mauro Padula

“Quiero crecer, aprender y conocer personas para ver en conjunto cómo mejorar América Latina”

Entrevista a estudiante de la Licenciatura en Estudios Internacionales
Fecha: 23/08/2018

Mauro Padula, estudiante de la Licenciatura en Estudios Internacionales, fue uno de los 32 estudiantes latinoamericanos seleccionados para representar a Uruguay en la IX edición del Programa para el Fortalecimiento de la Función Pública en América Latina. Este año se presentaron un total de 5.208 candidatos procedentes de 20 nacionalidades de Latinoamérica.

El programa, diseñado por la Fundación Botín, tiene una duración de ocho semanas. Entre octubre y noviembre de 2018, los seleccionados asistirán a clases en universidades de España y Brasil, participarán en conferencias, realizarán visitas y mantendrán encuentros con personas e instituciones que funcionarán como modelos de referencia. Al finalizar el programa, los participantes presentarán un proyecto aplicable a la realidad de un país latinoamericano.

¿En qué consiste el programa?

En una beca para un curso de liderazgo para latinoamericanos orientados a la función pública, que tengan potencial de servir en sus países o en la región.

¿Cómo fue el proceso de postulación?

Exhaustivo. Hubo una primera instancia con un formulario de razonamiento y preguntas prácticas: qué harías en determinada situación, cuáles son tus planes de desarrollo, a qué líderes admirás, cuáles son tus ideas.

Cuando pasé esa primera fase, hice un test psicológico con más de 600 preguntas. La idea era mantener la congruencia, tener ideas claras. Las preguntas se formulaban de distintas maneras para mezclar al participante.

Después proponían un caso práctico. Daban tiempo límite para responder qué haría uno en la situación que plantearon. Luego de esa etapa había que hacer un video, conseguir que una persona que te conocía personalmente y que admirara tus cualidades te recomendara.

Hice el video con mi jefe del Consejo Uruguayo para las Relaciones Internacionales (CURI). La última etapa era una entrevista con el comité de selección de Botín. Luego publicaron los resultados.

¿Cuáles son tus expectativas durante el programa?

Varios participantes me han dicho que hay que ir con pocas expectativas, dejarnos sorprender por el programa. Quiero crecer, aprender y conocer personas que posiblemente ocupen cargos de función pública en el futuro, conectarme con ellos, saber qué piensan, sus perspectivas, opiniones y ver en conjunto cómo mejorar América Latina.

Se dice que en la Fundación Botín se valora que los seleccionados estén enfocados en algo más que en ellos mismos. ¿Cómo creés que eso se aplica a ti?

Tengo empatía. Me interesa conocer las distintas realidades de otras personas, entenderlas y ayudarlas. Botín valora esa capacidad de conexión, de formar lazos que perduren más allá de las ocho semanas del programa.

En Uruguay trabajo como voluntario en Montevideo International Students (MIS), una ONG de estudiantes internacionales. Organizamos actividades para conectarlos, que no solo conozcan Uruguay y la cultura uruguaya sino que se relacionen entre ellos, que se vayan de Uruguay con la mejor experiencia posible.

Trabajo también en el CURI, que evalúa posibles políticas públicas para implementar en el marco nacional y regional. Al trabajar allí, aplico los conocimientos que aprendo en la universidad.

¿Cuáles son tus intereses principales en cuanto a la Licenciatura en Estudios Internacionales?

Lo interesante de la carrera es que es muy amplia. Toca varias aristas de cuestiones internacionales, ya sea economía, comercio, política, cultura. Da una idea de cada una de estas áreas para que el estudiante se interese por una de ellas o por todas.

El programa culmina con la presentación de un proyecto sobre buenas prácticas. ¿Ya has pensado algún tema que te gustaría abordar?

Muchos participantes van con una idea de trabajo a la que quieren dedicarse en su vida, pero el programa las desordena y les cambia la perspectiva, la visión del mundo y la cabeza. Me gustaría enfocar mi carrera en la diplomacia, pero no sé cómo me puede cambiar o transformar el programa.

Con respecto al proyecto, aún no lo pensé. La idea del programa es poder trabajarlo durante esas ocho semanas para luego ponerlo en práctica en el país o en la región.