“El retorno a la realidad”

“El retorno a la realidad”
Fecha: 28/03/2018

El establecimiento de las relaciones diplomáticas con China, un proceso que comenzó hace 30 años en 1988, “no fue un acto visionario, fue un acto de reconciliación de Uruguay con la realidad”, afirmó Guillermo Valles, diplomático hace 43 años y primer embajador de Uruguay en China.

Este hecho fue un despertar para el país: “Un llamado a la urgente necesidad, no solo del ser proactivo, sino también el tener una visión realista en sus relaciones diplomáticas”, continuó diciendo Guillermo Valles.

El evento “Realismo en la política exterior uruguaya: reflexiones a 30 años del establecimiento de relaciones diplomáticas con China” tuvo lugar el miércoles 21 de marzo de 2018 en el Campus Pocitos de la Universidad ORT Uruguay y formó parte del ciclo de conferencias de la Licenciatura en Estudios Internacionales de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales.

En el evento, Guillermo Valles reflexionó y afirmó desde sus propias vivencias diplomáticas que “en un país con las características del Uruguay, el realismo y el pragmatismo son vitales”.

Las estrategias nacionales de China en el relacionamiento externo

Hasta hoy, 189 países han establecido relaciones diplomáticas con China, siendo Uruguay el número 140. “¿Por qué no se establecieron relaciones diplomáticas mucho antes?”, se preguntó Valles.

El diplomático lo explicó contando acerca de las estrategias de China en el relacionamiento externo, las cuales se basan en etapas concertadas desde el pragmatismo.

En las diferentes etapas, China obtuvo el reconocimiento de las 10 principales potencias comunistas, luego el de los países fronterizos, el de algunos países occidentales neutrales y el de países del Medio Oriente, además de las naciones que comenzaban a descolonizarse de Europa y pequeños estados socialistas.

Uruguay no formaba parte de ninguno de esos grupos: “No estaba en el radar, no era una potencia ni tenía vecinos comunistas”, expuso el experto.

Sin embargo, China, en los años 80, decidió llevar a cabo consensos con países “menos significativos”. Así, en ese momento comenzó a abrirse a una diplomacia proactiva. Recién en ese momento Uruguay “comenzó a reaccionar”.

Irrealismo de la política exterior

¿Existe un consenso regional o internacional? “La respuesta es no. No fue nada visionaria la posición de Uruguay”, afirmó el diplomático y explicó que en 1988 ya existía una considerable suma de países de América del Sur con relaciones diplomáticas establecidas con China.

Además, Valles mencionó que había potencias que podían ser un punto de referencia para Uruguay, pero no se tomaron en cuenta esos reconocimientos, dijo el experto: “Un irrealismo diplomático”.

¿Cómo se defendían los intereses económicos del país?, se preguntó. La lana top, principal producto de exportación del Uruguay a China, no tenía ningún marco normativo que lo regulara, señaló Valles. “Esto es lo verdaderamente preocupante del irrealismo diplomático. Las exportaciones e importaciones no estaban siendo reguladas”.

Al China no ser miembro del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), no existía ningún marco regulatorio y ninguna normativa en común que defendiera los intereses económicos de ambos países.

“No teníamos ningún paraguas, estábamos desprotegidos en todos los ámbitos. Un irrealismo político, un irrealismo diplomático y un irrealismo económico. Hubo pasividad y en un país chico se necesita una diplomacia proactiva, mirar dónde se está pisando, una diplomacia abierta al mundo”, apuntó Valles.

El empinado retorno a la realidad 

La demanda política, social y económica fue un aterrizaje. Era necesario construir una política exterior de Estado diferente.

“Una política de Estado que accione, con un gobierno que asuma su posición de gobierno, con carácter, una construcción del mismo, dialogando y haciendo partícipe a diferentes ejes y restableciendo relaciones con todos el país”, dijo.

Conferencia completa:

Recursos

  • Los estudiantes de la facultad disponen de diversos recursos académicos, entre ellos, las clases presenciales extracurriculares y el sistema de apoyo online a cursos que facilita el acceso a los materiales de los cursos y habilita la interacción didáctica con los docentes y demás estudiantes fuera del aula.
  • Los estudiantes y graduados tienen acceso a la biblioteca de la facultad, que cuenta con más de 30.800 volúmenes, incluyendo libros, material multimedia, tesis y otros trabajos finales de carrera, e-books y revistas académicas.
  • Tienen a su disposición los formatos requeridos para los trabajos finales, así como las diversas pautas y reglamentos que rigen en la facultad.
  • El edificio de la facultad tiene cobertura total de conexión inalámbrica a Internet, 80 equipos interconectados en red en los cuales los estudiantes pueden realizar prácticas libres desde las 8:00 a las 23:00 horas, con asistencia permanente de personal especializado.
  • Los estudiantes de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales cuentan con:

Recursos