Uruguay avanza en ranking de competitividad por cambios en la metodología

Presentación de informe de competitividad global
Fecha: 13/12/2018

Uruguay se ubicó en el lugar 53 en el Informe de Competitividad del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés). En el ranking anterior el país estaba en el lugar 76; sin embargo, esta mejora se debió a cambios en la metodología con la que se realizó el informe.

Un pilar del ranking en el que el país se destacó fue “disponibilidad tecnológica”, pero tuvo malos resultados en “eficiencia de los mercados” y en “innovación”.

La presentación del informe fue organizada por la Cátedra de Comercio Internacional y el Departamento de Estudios Internacionales. Tuvo lugar el lunes 26 de noviembre de 2018 en el auditorio de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales.

La jornada contó con la exposición del Ec. Isidoro Hodara –exdirector general de Comercio Exterior del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y vicepresidente de Zonamérica–, el Cr. Bruno Gili –socio de CPA Ferrere y exconsultor del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial, entre otras organizaciones– y del Cr. Federico Monetti –consultor senior en CPA Ferrere y docente de proyectos de inversión de ORT.

Una oportunidad para mejorar

Hodara comenzó su exposición recordando su experiencia como director general de Comercio Exterior del MEF. El experto señaló que el país no estaba incorporado a esta clase de rankings, algo que intentó cambiar porque tienen “un grado de comparabilidad y de verosimilitud muy buenos”.

A partir de su ingreso a la universidad, comenzó el vínculo entre ORT y el WEF como partner institution. Simultáneamente, comenzó la cruzada de Hodara para hacer que Uruguay apareciera en el ranking, lo que requería que se completara un complejo formulario por parte de actores de distintas ramas de la actividad comercial.

Para Hodara, que el país sea reconocido por la opinión de fuentes verosímiles y parciales es la gran ventaja de participar en el ranking. Asimismo, la participación permite identificar “puertas adentro” cuáles son las áreas que se deben mejorar y hacia las que se deben dirigir los mayores esfuerzos.

Capacidad para innovar y adaptarse

“La cuarta revolución industrial está redefiniendo el panorama económico mundial, al proponer nuevos drivers de crecimiento y competitividad”, dijo Gili. “Ahora tiene mucho más valor la capacidad de innovar en la economía digital y la capacidad de adaptación”.

Ante esta revolución, una economía próspera es una que tenga capacidad de reaccionar ante los cambios bruscos de forma ágil, que construya ecosistemas de innovación con resultados comercializables y que forme capital humano.

Gili explicó que el WEF decidió cambiar su lógica y su metodología por diferentes razones, como las características de la sociedad actual (global y conectada), la eliminación de las fronteras de los negocios y la existencia de un amplio rango de competidores.

Al analizar crecimiento económico de los países, equidad y tratamiento del medio ambiente, se encuentra “una correlación muy fuerte” entre estos factores y el desarrollo económico. Así, Gili opinó que la aplicación de los 12 factores que contempla el índice del WEF resultaría en una contribución importante al crecimiento económico del país.

Novedades y modificaciones del Informe de Competitividad

“El Foro se está preocupando por los cambios que tiene el mundo”, dijo Monetti sobre la nueva metodología del WEF. Blockchain, Big Data e Internet of Things son realidades que están cambiando la forma de hacer negocios y la forma en que los actores deberán comportarse para ser competitivos a largo plazo.

Anteriormente, el WEF medía a los países según el grado de desarrollo, analizando el PBI per cápita; en la actualidad emplea una metodología de frontera, que considera 12 pilares para medir la competitividad y en cada una de las áreas asigna 100 puntos al país que esté en mejores condiciones. Esta metodología también se enfoca en la innovación y en su aplicación práctica, así como en la adecuada relación entre infraestructura física y digital, entre otros aspectos.

Características del Informe de Competitividad

En la edición anterior se contemplaban 114 indicadores. La versión actual del índice está compuesto por 98, 62 de los cuales son nuevos. Con la metodología anterior, Uruguay se ubicaba en el lugar 76; este año se encuentra en el lugar 53, lo que según el conferencista se debe al cambio de la metodología.

El índice se elabora desde 1979 en Suiza, e incluye datos de Uruguay desde el 2000. Analiza 140 países, y los datos son recopilados a través de una encuesta que es contestada por más de 15.000 empresarios en todo el mundo. Mide 12 pilares agrupados en cuatro grupos: entorno habilitante, capital humano, los mercados y ecosistemas, y la innovación.

Los pilares que considera el WEF para la elaboración del índice son:Instituciones

  • Infraestructura
  • Adopción de TICs (Tecnología de la Información)
  • Estabilidad macro-económica
  • Salud
  • Habilidades
  • Mercado de productos
  • Mercado laboral
  • Sistema financiero
  • Tamaño de mercado
  • Dinamismo empresarial
  • Capacidad de innovación

El top ten global está liderado por Suiza, seguido por Estados Unidos y Singapur, y es el mismo desde hace años. En América Latina, Chile encabeza el ranking, seguido por México y Uruguay, que se ubicaba séptimo con la metodología anterior.

Monetti dijo que “eficiencia de los mercados” e “innovación” son dos áreas en las que Uruguay está mal ubicado y en las que debería trabajar para mejorar su posición. Asimismo, entiende como algo lógico que la infraestructura ferroviaria sea el área menos desarrollada en el país, lo que supone que podría cambiar a partir de las obras asociadas a UPM.

“Adaptación a las TICs” es el pilar en el que Uruguay está mejor posicionado, 12° en el mundo, con 78 puntos. Esto refleja la incorporación de banda ancha y la fibra óptica, aunque no es condición suficiente para ser un país innovador. “Si no se traduce en bienes y servicios que puedan ser comercializados al mundo, no nos permite dar el salto”, explicó Monetti.

El Contador indicó que se registra un porcentaje de egreso de secundaria muy bajo, cercano al 25 %. “Es necesario hacer un cambio en la transformación educacional del país”, opinó.

“Derechos de los trabajadores” y “facilidad para contratar mano de obra extranjera” son dos indicadores que el WEF incorporó este año y en los que Uruguay tiene un alto puntaje que compensa a otros rubros en los que sale menos favorecido.

Sobre el cierre de la conferencia, Monetti resaltó la importancia de que exista una herramienta como este informe, con información actualizable y útil a mediano y largo plazo, que otorgue insumos válidos para mejorar las instituciones y la competitividad de los países.

Conferencia completa: