Ganarle la guerra a la pobreza y al cambio climático

El 7 de diciembre de 2012 tuvo lugar en la Facultad de Administración y Ciencias Sociales la conferencia “Un estadista latinoamericano ante los desafíos de hoy y del mañana”, a cargo de José María Figueres, ex Presidente de Costa Rica (1994 a 1998).

Figueres habló a estudiantes, profesores, autoridades de la Universidad ORT Uruguay y a todos los invitados presentes sobre los desafíos que el mundo está enfrentando y sobre la importancia que requiere el tema del cambio climático.

La conferencia, organizada por el Departamento de Estudios Internacionales, hizo hincapié en la necesidad de políticas especiales para evitar más problemas naturales y Figueres, con amplia experiencia en el tema, planteó sus ideas al respecto.

Figueres fue el jefe de Estado más joven de la historia moderna de Centroamérica. Antes fue ministro de Comercio Exterior y de Agricultura. En el ámbito internacional ha sido pionero en la vinculación entre desarrollo sostenible y tecnología. Colaboró en la creación del Grupo de Trabajo sobre Información y Tecnologías de la Comunicación de Naciones Unidas (ICT) y creó la Fundación Costa Rica para el Desarrollo Sostenible. En la actualidad, continúa trabajando en el campo tecnológico y de desarrollo.

Según se planteó al inicio, existen tres desafíos muy importantes para todos los países: aumentar la productividad y la capacidad de solidaridad, el crecimiento, y la armonía con la naturaleza. Y estos fueron los temas abordados por Figueres.

“Desde los 15 años anteriores a 2007 fuimos parte de un crecimiento económico vertiginoso en todo el mundo. Creció Estados Unidos y Europa, pero también América Latina”, dijo y agregó que gracias a esto mucha gente pudo salir de la pobreza. Sin embargo, vaticinó que al menos faltan diez años para que los países más afectados puedan salir de la crisis económica iniciada en 2008.

“La descapitalización no se da solamente en términos económicos, sino que también en sociales. Y de la gente más preparada”, afirmó y agregó: “Estamos dejando grandes niveles de desempleo. En algunas partes del mundo estamos teniendo una generación perdida”.

Según el ex Presidente, la guerra contra la pobreza y la inequidad es una de las que se deben ganar. La otra es contra el cambio climático.

“El mundo tiene suficientes recursos económicos y tecnológicos para combatir la falta de igualdad y la pobreza. Y, si bien hemos sido exitosos en políticas macroeconómicas, hemos sido muchísimo menos exitosos en políticas microeconómicas, en un reparto más justo y equitativo. Respecto al cambio climático, probablemente es el reto más importante que hayamos enfrentado como humanidad”, dijo Figueres.

El experto brindó una solución muy clara a esta encrucijada. Según cree, existe una misma salida para estas dos problemáticas. Con el mismo conjunto de políticas, afirmó, se pueden tratar la pobreza y la problemática ambiental. “Pasar de un estilo de desarrollo como el de hoy a uno de una economía de bajas emisiones de carbono”

Antes de la revolución industrial, dijo, había aproximadamente 280 partes por millón de carbono en la atmósfera. A lo largo de 200 años, agregó, hemos pasado a 400 partes de millón. Según comenta,  los científicos afirman que no se pueden pasar las 450 si no queremos arriesgarnos a cambios de más de dos grados centígrados.

Figueres afirmó que para bajar estas cifras hace falta un doble tratamiento. Se necesita, por un lado, un acuerdo global, el que está negociando Naciones Unidas. Y, por otro, “se pueden bajar haciendo de eso una buena oportunidad empresarial. Haciendo de eso un buen negocio”. “¿Por qué no hacemos esto? Por falta de información y porque nunca nos enfrentamos como humanidad a algo así. Pero también porque hay muchas barreras en el mercado que hacen que avancemos lentamente en esta discusión”, dijo.

Además, puso como ejemplo al Edificio Ciudadela, en Ciudad Vieja. Según cree, con calefacción central y dobles ventanas se ahorraría mucho dinero y es una remodelación que “se paga sola”. Apostó a trabajos en consorcio de empresas de ingeniería, bancos y aseguradoras.

El ex mandatario apostó también por abandonar el uso de hidrocarburos y pasar a las energías renovables, sin renunciar en esta transición a la energía nuclear menos contaminante. Al respecto señaló que difícilmente Japón pueda sostener la decisión de eliminar todas sus plantas nucleares.

Finalmente, afirmó: “Los países pequeños podemos ser más proactivos y exigir más. Es mucho más fácil adoptar políticas ambientales que para un país grande”.

Vea la galería de imágenes del evento