Graduada de ORT es embajadora en Australia

Fecha: 13/05/2019

Hace 19 años, Victoria Francolino llegó a Australia, el primero de varios destinos en su carrera diplomática. Entonces, tenía 26 años y hacía casi cinco que se había graduado de la Licenciatura en Estudios Internacionales de la Universidad ORT Uruguay. En Australia, Francolino llegó como tercera secretaria y encargada de la Sección Consular de la Embajada. Allí estuvo cinco años y luego de un tiempo su destino fue Brasil, donde fue encargada del Departamento Económico Comercial.

Más tarde formó parte de la Misión Permanente de Uruguay ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), y otros organismos económicos internacionales con sede en Ginebra, Suiza.

Casi dos décadas después de aquel primer paso internacional, en febrero de este año, Australia recibió nuevamente a Francolino, pero esta vez llegó como embajadora.

Como siempre, su esposo —que es productor y DJ de música electrónica— y sus dos hijos la acompañan, y pese a las vicisitudes vinculadas a la vida nómade del diplomático, el balance familiar es positivo. En el caso de su marido, por ejemplo, la embajadora considera que los diferentes destinos, lejos de dificultarle su trabajo, lo enriquecieron a nivel musical. “Su música es un mosaico de influencias y tendencias”, opina.

A pocos meses de su llegada, Francolino —que además tiene un postgrado en Integración y Políticas agropecuarias del Mercosur y un MBA que obtuvo precisamente en Australia— apronta su agenda y prepara proyectos a futuros. Sobre algunos de ellos, y sobre la carrera que la llevó hasta su actual cargo, conversa en esta entrevista.

Si bien hace poco que asumió como embajadora, ¿cuáles son las actividades en las que ya ha trabajado y qué iniciativas tendrán un lugar en su agenda próxima?

Hace pocas semanas firmé el nuevo Acuerdo sobre la Promoción y la Protección de Inversiones (APPI) entre Uruguay y Australia. Es muy gratificante firmar un acuerdo porque, por lo general, consagra el esfuerzo de meses, incluso años, de intenso trabajo de negociaciones de los equipos técnicos de los países que suscriben el instrumento.

A nivel personal también fue muy gratificante esta firma porque durante mi anterior etapa en Australia, se negoció el primer acuerdo APPI entre ambos países (firmado en 2001 y en vigor desde 2003).

Por otro lado, puedo anticipar importantes resultados en materia de cooperación e investigación científica aplicada. También estamos trabajando en la posibilidad de concretar misiones empresariales a Uruguay, y estamos evaluando participar en eventos de promoción del comercio y las inversiones, entre otros temas.

En particular, el sector de producción audiovisual también ocupa un lugar especial en mi lista de prioridades.

¿Puede contar algo más sobre este tema?

Creo que se sabe poco, pero en el pasado se filmaron importantes campañas publicitarias australianas en Uruguay.

Durante mi período de adscripción en Uruguay, entre 2012 y 2014, fue muy gratificante haber sido testigo de grandes producciones australiano-uruguayas filmadas en Uruguay. Estuve en los sets de filmación y vi la calidad de nuestros servicios audiovisuales e incluso de los servicios conexos (vestuario, catering, post- producción, alquiler de equipos, actores, animación, etc).

Además, tuve la oportunidad de recoger la visión de los productores y directores australianos que se trasladaron a Uruguay para llevar a cabo campañas publicitarias y la verdad que sentí mucho orgullo de la calidad profesional y de todo lo que Uruguay tiene para ofrecer. Se llevaron la mejor impresión de nuestro “Uruguay audiovisual” y quedé motivada para darle mi total dedicación a este sector nacional de alta competitividad a nivel internacional.

Durante mi destino en Brasil, también tuve la oportunidad de interactuar con este sector. Ahora (en Australia) me propuse explorar oportunidades que apunten a retomar las filmaciones en Uruguay. Esta actividad concreta reporta una importante fuente de ingresos para nuestra economía y, a la vez, es vector de promoción de nuestro país y de su capital humano.

Para estos y otros proyectos, ¿qué siente que puede aportar como embajadora de Uruguay en Australia?

Conocimiento, contactos, constancia, compromiso y dedicación. Quiero destacar mi entusiasmo por impulsar las relaciones de toda índole y sobre todo generar oportunidades para nuestro país y su gente.

Muchos uruguayos han elegido Australia como destino para trabajar. ¿Cuál cree que es el atractivo principal?

El término en inglés like-minded es perfecto para describir lo que sentimos los uruguayos al conocer a los australianos. Hay una sintonía especial, somos muy parecidos y nos sentimos muy a gusto en Australia, como en casa.

El australiano es amable, amigable, honesto, sincero y espontáneo (por resumir solo algunas de las cualidades que más valoro).

¿Qué considera que le aportó la carrera universitaria en ORT a su actividad diplomática?

La Universidad ORT Uruguay me empoderó. Me permito usar un término que está muy de moda pero que además es totalmente apropiado a mi situación.

Cuando pienso en ORT, sin lugar a duda, considero que fue la universidad que me ofreció las herramientas que necesitaba para moverme en el campo internacional y también me enseñó a pensar a lo grande. Valoro además la relación con los profesores y autoridades de la universidad.

Desde hace unos años, además, ORT tiene un vínculo especial con Australia, porque la universidad es sede del único Centro de Estudios Australianos de América Latina. ¿Qué piensa que puede aportar, como embajadora, a este vínculo?

Facilitar y apoyar iniciativas vinculadas al Centro se encuentra entre mis prioridades más altas para este año, y ya estoy recolectando los frutos de años de esfuerzos de mis predecesores y de los equipos de trabajo de ambos países, tanto en Australia como en Uruguay. 

Considero que todas las iniciativas bilaterales en curso son relevantes para el Centro de Estudios Australianos. Hay que recordar que desde Uruguay el Centro se proyecta con iniciativas para toda Latinoamérica.

El fortalecimiento de la relación entre Uruguay y Australia contribuye, de esta forma, al posicionamiento del Centro como el hub de referencia para la interacción entre Australia y nuestra región.

¿Qué consejos le daría a un estudiante de la Licenciatura en Estudios Internacionales de ORT que sueña con ser embajador?

Le diría que sueñe con aportar a la relación bilateral entre los países o con contribuir desde el asiento de Uruguay al trabajo de los organismos internacionales.

Que sueñe con salir al mundo a buscar nuevas oportunidades para nuestros empresarios, para nuestros estudiantes, para la gente en general.