“Uruguay podría ser un socio importante de China en el establecimiento de la Nueva Ruta de la Seda"

Videoconferencia “La Nueva Ruta de la Seda”
Fecha: 31/01/2019

"Uruguay tiene condiciones muy buenas para ser un centro financiero y un hub logístico de la región sudamericana", dijo Sun Yanfeng, subdirector e investigador del departamento de América Latina del China Institutes of Contemporary International Relations (CICIR), durante la videoconferencia “La Nueva Ruta de la Seda”.

China ha emprendido un proyecto global de infraestructura sin precedentes en la historia moderna. En el 2013 el presidente Xi Jinping propuso revitalizar la antigua Ruta de la Seda. Esa propuesta se ha convertido en el mayor desafío de la economía mundial, una revolución total en las infraestructuras de tránsito de pasajeros, mercancías, hidrocarburos y alta tecnología.

La videoconferencia, organizada por el Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad ORT Uruguay y la University of International Business and Economics (UIBE) de Beijing, tuvo lugar el miércoles 12 de diciembre de 2018.

El rol de Uruguay

Yanfeng señaló que Uruguay, pese a contar con desventajas como su alto costo de vida, cuenta con claras ventajas, entre las cuales se encuentran una historia caracterizada por el libre comercio, así como recursos ricos a nivel ganadero y agrícola, además de su “estabilidad política".  

Uruguay, indicó Yanfeng, "podría ser un socio importante de China en el establecimiento de la ruta". A su vez, dijo que Uruguay puede ser fundamental en los intercambios culturales y turísticos. "Geopolíticamente no es un país grande, pero estratégicamente podría jugar un papel muy importante”, concluyó.

La amistad entre los pueblos

Andrés Bancalari, coordinador académico de la Licenciatura en Estudios Internacionales de ORT, señaló que es positivo que Uruguay y China tengan un amplio conocimiento de sus realidades, pese a la distancia y la diferencia horaria.

Bancalari recordó que en 1988 se inauguró la primera embajada de Uruguay en Beijing: “Son 30 años de amistad consolidada”. En los últimos 40 años, agregó el académico, China se ha transformado: “Ha entrado en una nueva etapa, muy interesante desde el punto de vista del desarrollo. Estamos a 40 años del proceso de apertura que China lleva adelante, que comenzó en 1978, de mano del líder político Deng Xiaoping. En ese marco, ingresa la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda”.

Bancalari también destacó que “China tuvo la visión de comprender que sin infraestructura no hay crecimiento y sin crecimiento no hay desarrollo”. De este modo, al país asiático “llegó la infraestructura antes que el desarrollo”.

El coordinador académico destacó ciertos elementos que Uruguay comparte con China, como la importancia de conectividad en las infraestructuras, en la informática y en el ámbito financiero.

Por último, en cuanto a los desafíos, afirmó que “la infraestructura no puede ser desarrollada a cualquier costo, su crecimiento debe ir de la mano del cuidado del medioambiente”.

Uruguay como puente

“La ventaja más grande de Uruguay es su sistema político”, dijo Gao Bo, investigador del Instituto de América Latina de The Chinese Academy of Social Sciences (CASS). El investigador señaló que Uruguay tiene un sistema político muy eficiente, ya que es positiva la relación entre el sistema político y la sociedad civil.

El experto señaló que Uruguay puede ser un puente entre China y América Latina. En ese sentido, sería un eje tecnológico y financiero para empresas chinas.

El vínculo con el futuro

“Cuando hablamos de la Nueva Ruta de la Seda, estamos hablando de geopolítica”, señaló el diplomático Guillermo Valles, primer embajador de Uruguay en China.

El experto agregó que existen diferencias entre la Ruta de la Seda planteada originalmente en 2013 y la Nueva Ruta de la Seda de 2018: “El mundo ha cambiado muy rápido, la geopolítica tiene un peso más relevante que nunca”. En ese sentido, reconoce como positivo que el plan “no está basado exclusivamente en la nostalgia”. Fusiona las ideas del pasado con una mirada hacia el futuro.

A su vez, Valles tuvo una visión crítica sobre la situación política internacional y señaló que, para evitar conflictos, “el proyecto tiene que ser permanentemente contextualizado en el ambiente general en que se encuentra”. 

Uruguay como pionero

Li Han, investigadora asistente del CASS, visitó Uruguay por primera vez hace siete años.  En este tiempo, “la relación entre China y Uruguay ha experimentado muchos cambios. El sur ha dejado de ser la periferia en la economía del mundo”.

En cuanto al establecimiento de la Nueva Ruta de Seda, destacó que Uruguay “es un país pionero en América Latina”, lo que “refleja la visión estratégica de Uruguay con respecto a su relación con China”.