“Una aventura increíble”

“Una aventura increíble”
Fecha: 11/05/2018

“Las startups son puro aprendizaje”, dijo el Lic. Nathan Schorr durante la charla “Tizkka: el camino al éxito”. Presentado por el Lic. Enrique Topolansky, MBA, coordinador del Centro de Innovación y Emprendimientos - CIE de la Universidad ORT Uruguay, el evento tuvo lugar en el auditorio de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales el jueves 3 de mayo de 2018.

Schorr es Licenciado en Gerencia y Administración de la universidad. Fue fundador de Blahsports.com, un sitio web en el que los usuarios pueden compartir, leer y comentar noticias deportivas. También estuvo a cargo del lanzamiento de Groupon en Uruguay. Es cofundador y COO de Tizkka, la aplicación de moda número uno de América Latina, nombrada por la publicación Fast Company como una de las empresas más innovadoras de América Latina en 2016.

Oportunidades, desafíos y aprendizaje

Las oportunidades y los desafíos de su pasado estuvieron presentes en el inicio de la conferencia. Schorr comenzó recordando su proyecto de e-commerce para una reconocida cadena de farmacias, el cual quedó trunco debido a un decreto que regulaba la propiedad de los locales farmacéuticos y prohibía la venta de medicamentos online.

Después de este proyecto fallido, Schorr decidió junto a su socio Gabriel Roizner emigrar a Brasil. Allí desarrollaron un proyecto de negocios con influencers de moda, un tema que interesaba a ambos. “Gente común y corriente empezó a tener voz de mando a la hora de elegir lo que está de moda y lo que no”, explicó. Ese primer emprendimiento en Brasil fue una aplicación que permitía a los usuarios obtener consejos de moda de parte de expertos locales; nació bajo el nombre Roupología y dejó varias enseñanzas a los emprendedores.

“Algo que aprendimos de nuestros primeros negocios fue generar un producto que hiciera dinero desde el primer día”, contó y confió que este punto es fundamental para emprender en América Latina.

“Nos fuimos a Brasil con una mano adelante y otra atrás”, dijo Schorr. Con escasos medios se dedicaron día y noche a desarrollar su idea. “Una persona no se puede ocupar de absolutamente todo”, agregó. Luego, se refirió a la importancia de contar con personas de diferentes perfiles y habilidades en una organización. “Si no ejecutás y tenés un equipo que te ayude a ejecutar, estás en problemas”.

“Elegir Brasil fue una de las claves de nuestro éxito”, contó en otro pasaje de la conferencia. La idea de negocio prosperó rápidamente, si bien los problemas llegaron con la misma velocidad que el crecimiento.

Éxito, problemas y cambios

Al comienzo, la aplicación fue exclusiva para iOS y solamente se podía acceder por invitación. Una de las primeras críticas de los influencers fue que recibían muchos mensajes de los usuarios con consultas. Schorr también advirtió que la forma de trabajo de los influencers solía ser poco profesional, lo que constituía un gran obstáculo. Sin embargo, la aplicación se convirtió en la más popular de Brasil en pocos días.

“Las startups son puro aprendizaje. Si no aprendés, marchaste”, indicó. Luego de un periodo de crecimiento, Schorr y Roizner detectaron que algo no andaba bien. El proyecto, financiado en primera instancia a través del aporte de familiares y después a través de rondas de inversión, era popular pero no colmaba las expectativas de los emprendedores a nivel económico. A través del seguimiento con los inversores, lograron determinar que el modelo de negocios no era escalable y que la modalidad P2P –peer to peer– no resultaba sustentable.

“Los mercados en América Latina son bastante complicados”, dijo. “Nuestro sueño siempre fue irnos a Estados Unidos y romperla”, confesó. Luego del Mundial de fútbol de 2014, la situación económica y social en Brasil se volvió compleja, por lo que Schorr y su compañero buscaron cumplir el sueño.

La travesía estadounidense, regreso al país y la sorpresa mexicana

Miami, con su vasta comunidad latina, fue la primera parada de los socios. Después lo fueron Los Ángeles, San Francisco y Nueva York. Tras varios intentos infructuosos por implementar su idea de negocios en suelo estadounidense, debieron tomar una decisión importante.

La Agencia Nacional de Innovación e Investigación (ANII) contaba con un programa de soft landings que financiaba el regreso al país de emprendedores uruguayos radicados en el exterior. Una vez reinstalados en Uruguay, decidieron cambiar la estrategia de negocio. Una de las primeras acciones fue desarrollar una versión de la aplicación para Android. Schorr reconoció que, en retrospectiva, esta fue una decisión que debieron haber tomado mucho antes. “Ahí pegamos el salto”, explicó.

Luego, los socios recibieron una oferta desde México para comprar la aplicación, de parte de Grupo Axo, la empresa de retail más grande del país. En medio de la negociación, sin embargo, apareció otra propuesta: la plataforma Cultura Colectiva pretendía incorporar la aplicación a sus actividades.

Schorr participó de Google Launchpad, la aceleradora de empresas de Google, previo a la instalación en México del emprendimiento, ya no como startup, sino como parte de la plataforma Cultura Colectiva.

“Hablamos el mismo idioma. Ahí se terminan todas las similitudes y empiezan las diferencias con los mexicanos”, dijo Schorr al definir las primeras sensaciones tras su llegada al país azteca. Por eso, recomienda considerar las diferencias culturales al emprender en el exterior.

Al poco tiempo, la prestigiosa publicación Fast Company eligió a Tizkka como una de las diez empresas más innovadoras de América Latina, algo que tomó por sorpresa a sus responsables.

Cultura Colectiva, una organización cuya web registra unos 70 millones de visitas mensuales, decidió realizar una oferta por Tizkka en diciembre de 2017. En marzo de 2018, tras varias reuniones de evaluación y negociación, se concretó la venta. Schorr y Roizner continuarán desarrollando sus funciones en Tizkka, en principio por dos años.

“Fue un camino muy largo; una aventura increíble”, dijo Schorr. “El plan es trabajar en el mundo de la moda, y que siga creciendo Tizkka”, concluyó.