HOLLIE HAIGH

“He aprendido más en los últimos seis meses que en la mayor parte de mi vida”

“He aprendido más en los últimos seis meses que en la mayor parte de mi vida”
Fecha: 10/05/2018

El primer semestre de 2018, Hollie Haigh realizó un intercambio en la Universidad ORT Uruguay. Su idea inicial era pasar el siguiente semestre en Italia, pero la experiencia le resultó tan positiva que decidió quedarse en Montevideo el año entero.

Haigh nació y creció en Liverpool, Inglaterra. A los 18 años se mudó a Vermont, Estados Unidos, para estudiar en Middlebury College. En su universidad es común hacer intercambios. Si bien nunca había estado en Latinoamérica, otros estudiantes de su universidad le aconsejaron ir a Uruguay, porque podría enfocarse en las personas y en la cultura, y así generar relaciones personales fuertes.

“Como estudio español, quería ir a un lugar donde tuviera la oportunidad de realmente aprender el idioma”, explicó.

“Para mí fue fácil como extranjera hacer amigos”, dijo Haigh. Estar en una clase con estudiantes uruguayos le permitió conocer la sociedad a través de un contacto directo y, a su vez, contarles a los uruguayos acerca de situaciones de Estados Unidos, por ejemplo vinculadas a su coyuntura política, desde adentro.

“El intercambio te abre la mente totalmente y cambia tu percepción del mundo. Se puede conocer las características de un país por internet, pero no se lo puede entender sin verlo en directo, sin tener contacto con su gente y cultura”, dijo Haigh y agregó: “He aprendido más en los últimos seis meses que en la mayor parte de mi vida”.

Si tuviera que decirle algo a un estudiante que aún no ha hecho el intercambio, sería que “vas a aprender mucho sobre vos mismo; vas a enfrentar desafíos que, de otra forma, nunca enfrentarías; vas a experimentar la cultura. Si puedes hacer eso, puedes hacer cualquier otra cosa”.

Un programa singular

Desde el año 2003 existe el programa de intercambio entre Middlebury College y la Universidad ORT Uruguay.

Antes de comenzar el intercambio, se les exige a los estudiantes que tengan un nivel intermedio-alto del idioma local. Se comprometen a hablar, durante los meses que estén, en el caso de Uruguay, solo en español.

A diferencia de otros programas de intercambio, en este solo se aceptan créditos de clases locales. Es decir, los estudiantes no pueden tomar clases especiales en su idioma. Tampoco pueden vivir solos o con amigos estadounidenses. Deben ir a hogares donde el español sea la lengua materna. En general, en Montevideo, lo más común es que vayan a casas de familia.

“Garantizamos que la casa esté disponible y dispuesta, que los chicos se sientan contenidos. Pero la interacción que se genera es diferente para cada caso. Hay chicos que tienen un vínculo limitado con las familias que los reciben, otros llegan a relaciones muy cercanas y siguen en contacto una vez terminada la experiencia”, explicó Claudio González Chiaramonte, director del programa para Uruguay y Argentina.

El primer semestre llegaron a ORT cuatro estudiantes de Middlebury. Uruguay es solo uno de los destinos elegidos por los estudiantes, que tienen diversas opciones: Argentina, Brasil, Chile, Alemania, España, Francia, Italia, Rusia, entre otros países.

Si bien las clases que toman son las mismas que los estudiantes locales, se les da apoyo en gramática y también se hace una orientación cultural, que incluye visitas a diversos lugares de la ciudad. En el caso de Montevideo: al Museo del Fútbol, al Museo de la Memoria y al Museo del Carnaval, entre otros.

“ORT tiene una gestión muy interesante, ayuda al estudiante de intercambio en sus necesidades, pero a la vez le exige con el mismo rigor académico que a los demás”, señaló González Chiaramonte. Sylvia Murninkas, coordinadora del intercambio en Uruguay, agregó: “Entre ORT y Middlebury hay un trabajo muy cercano, de equipo, con la intención de mejorar en forma continua”.