Testimonio

"Desde el primer día hasta el último me sentí como en casa"

Salir de la zona de confort

Si tuviese que escoger un adjetivo para describir mi experiencia en Canadá, elegiría sin dudas la palabra "asombroso". Desde el primer día hasta el último me sentí como en casa, y creo que eso es exactamente lo que uno busca cuando está lejos de su propio país. Esta experiencia me permitió conocer gente de todos los rincones del mundo, me divertí, viajé, bailé, estudié, reí y lloré de felicidad.

Indudablemente, siento que hoy soy una persona distinta a aquella que embarcó con destino a Montreal el 29 de agosto del año pasado. También, percibí lo bueno y saludable que es salir de nuestra zona de confort; hay que animarse, hay que arriesgarse, hay que descubrir lo que hay más allá de nuestro pequeño país.

Vivir en Canadá

En cuanto a Canadá, puedo afirmar que es un país maravilloso, un país con una diversidad inmensa y paisajes hermosos. Montreal es una ciudad de estudiantes, donde siempre hay algo nuevo por hacer sin importar la estación del año.

Por otro lado, la universidad es muy distinta a lo que estamos acostumbrados en Uruguay. Las instituciones son mucho más grandes, y los estudiantes más numerosos. Las estructuras de las materias son distintas y dependen mucho del profesor, pero uno se adapta fácilmente.

Otro tema que creo relevante mencionar es el idioma. Al principio es normal sentirse un poco incómodo, porque todo está escrito en francés, hasta los carteles de tránsito (no dicen "stop", dicen "arret"). Luego de un tiempo, te sentís un quebecois más, te acostumbrás y hasta lográs entender lo que dicen con facilidad, si hablan lento.

Recuerdo que apenas llegué a Montreal me tomé el metro, y de repente el metro paró y las luces se apagaron. Acto seguido, un comunicado en francés se pudo escuchar, pero yo no entendí nada, lo que si percibí es que todo el mundo se levantó de sus respectivos asientos y todos comenzaron a salir del metro, por ende, decidí seguir a la multitud. La verdad nunca comprendí bien qué sucedió.

Explorar la cultura canadiense

Traté de adaptarme a la cultura de Canadá lo más que pude, cambié el fútbol por el ice hockey durante mi estadía. A menudo, salía a comer poutine (comida típica de la provincia de Quebec), me acostumbré también a salir hasta las 3 a.m., a sacarme los zapatos apenas entraba a una casa, a tomarme el metro, y lo más importante, traté de aguantar el frío lo mejor que pude (de hecho, -22 °C fue la temperatura más baja que experimenté).

En resumidas cuentas, ha sido una experiencia increíble. De todo lo que hice no me arrepiento de nada, cambié mi forma de ver el mundo, aprendí cosas que no están en los libros. Cosas que solo aprendes viajando y conociendo. Todo ha sido espectacular. Una experiencia que me enriqueció no solo académicamente sino también como persona. La volvería a realizar sin lugar a dudas, y recomiendo Canadá como destino de intercambio.

Recursos

  • Los estudiantes de la facultad disponen de diversos recursos académicos, entre ellos, las clases presenciales extracurriculares y el sistema de apoyo online a cursos que facilita el acceso a los materiales de los cursos y habilita la interacción didáctica con los docentes y demás estudiantes fuera del aula.
  • Los estudiantes y graduados tienen acceso a la biblioteca de la facultad, que cuenta con más de 30.800 volúmenes, incluyendo libros, material multimedia, tesis y otros trabajos finales de carrera, e-books y revistas académicas.
  • Tienen a su disposición los formatos requeridos para los trabajos finales, así como las diversas pautas y reglamentos que rigen en la facultad.
  • El edificio de la facultad tiene cobertura total de conexión inalámbrica a Internet, 80 equipos interconectados en red en los cuales los estudiantes pueden realizar prácticas libres desde las 8:00 a las 23:00 horas, con asistencia permanente de personal especializado.
  • Los estudiantes de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales cuentan con:

Recursos