“Te hace ver todo de otra manera”

Carla Fontana, estudiante de la Licenciatura en Estudios Internacionales de la Universidad ORT Uruguay, participó el pasado febrero de 2013 en el festival estudiantil de debate político International Student Festival in Trondheim (ISFIT), en Noruega, luego de obtener una beca completa.

ISFIT es el mayor festival estudiantil con un enfoque temático, el cual siempre está relacionado con áreas políticas y sociales. El tema de este año era Global Trade, el cual se dividió en 17 talleres de debate. La alumna de la universidad eligió Power por ser el tema que más se relacionaba con su área de estudio.

Fontana conoció la propuesta por Facebook, cuando una amiga le comentó que había participado de la experiencia. “La aplicación era muy sencilla. Me sorprendió, porque tenías que elegir en qué taller te gustaría estar y escribir un par de ensayos. Uno era sobre qué te hace especial a ti y cuál era tu perspectiva de carrera y, en otro, tenías que justificar por qué habías elegido ese taller y qué te podía aportar. Después había una sección en donde podías aplicar a una beca completa con un ensayo más”, contó.

Y así lo hizo. Participó por una beca completa y la obtuvo, privilegio que unos pocos estudiantes obtuvieron. Además, fue una de los 450 jóvenes elegidos para participar de esta experiencia, para la que se habían postulado un total de 6.000 personas. De Uruguay sólo fueron cuatro estudiantes. 

Jóvenes de todo el mundo se reunieron del 7 al 17 de febrero en Noruega para debatir e intercambiar puntos de vista sobre diversos temas. Fontana cuenta que desde las nueve de la mañana hasta las cuatro de la tarde participaban de un taller, liderado por cuatro estudiantes noruegos que habían organizado un gran número de actividades dentro del ISFIT.

“Se daba mucha dinámica de debate. Tenías, por ejemplo, el speed debating, con la dinámica del speed dating. Durante un minuto con cada persona planteaba un tema diferente y tenías ese tiempo para conversar y plantear ideas”, ejemplifica. Cada día se trataba un tema diferente, para lo cual les brindaban material para prepararse.

estudiante en noruegaComo anécdota, por ejemplo, cuenta que le tocó participar en un grupo que representaba a la Liga Árabe y uno de los participantes brindó una perspectiva totalmente diferente. “En mi grupo había un argelino que tenía una visión totalmente diferente a la que podía tener cualquier material de estudio”, dice y agrega: “Hubo mucho respeto y apertura para escuchar. Nos decían que lo importante no era llegar a un acuerdo, pero sí el escuchar, el intercambio, el ver la otra visión”.

El ISFIT cuenta también con grupos de diálogo de gran significado para el mundo actual. En la edición 2013 se eligió a tres zonas de conflicto y se invitó a estudiantes de uno y otro bando para que discutieran la situación de sus países. Luego, estos estudiantes contaron a todos los participantes lo que habían aprendido en estas instancias de diálogo. “Es súper emotivo y valioso porque genera vínculos fuertes y te hace ver todo de otra manera”, dijo Fontana.

Además de estas actividades, en el ISFIT hubo conferencias de líderes de la política internacional de todo el mundo. Fontana recuerda en especial a John Hope Bryant, asesor del presidente estadounidense, Barack Obama. “Nos planteó que él estaba invirtiendo en nosotros y no nosotros en él. Salió del estrado y caminó entre la gente. Fue de otro nivel”.

Esta instancia de debate internacional tiene, además, un acto muy significativo y esperado por todos: el Premio al Estudiante por la Paz. Este año el galardonado fue Majid Tavakoli, quien actualmente que cumple una condena de nueve años de prisión por sus críticas al régimen iraní y su lucha por la democracia y los derechos humanos. Además, Min Ko Naing, un estudiante de Burma, viajó hasta Noruega para recibir personalmente el premio que recibió en 2001 y que no había podido recoger por encontrarse también en prisión.

Luego de estar en el ISFIT, y de haber participado en instancias académicas en Emiratos Árabes, Canadá y Chile, Carla Fontana piensa ahora en formar una organización en Uruguay que ayude a la sociedad civil. “La idea es sembrar mucho desde la sociedad civil. Activar a la gente en lo que es políticas públicas, investigación de fondos, hacer denuncias. Esto se aceleró mucho con este viaje. Algunos contactos van a colaborar con este proyecto”, cuenta.

“Es mi forma de sembrar en Uruguay todo lo que pueda”, dice Fontana, quien piensa postularse para algún puesto de una organización internacional una vez que se reciba. “Tengo un perfil en lo que es seguridad internacional y eso acá no tiene mucha base”, justifica.

Luego de ser coordinadora de la edición de Letras Internacionales de la Licenciatura en Estudios Internacionales, Fontana también se desempeñó como asistente docente y participó como voluntaria en Canadá de la Organización de Naciones Unidas. Actualmente realiza una pasantía académica en el Departamento de Estudios Internacionales: edición y corrección de textos académicas de otros investigadores, investigación coordinada con profesores, administración de base de datos y organización de eventos.

 

Galería de imágenes