“Siempre podemos dormir después”

“Siempre podemos dormir después”
Fecha: 12/09/2017

Más de 130 graduados de las facultades de Administración y Ciencias Sociales, de Arquitectura y de Ingeniería celebraron la obtención de sus títulos universitarios en la segunda ceremonia de graduación anual de la Universidad ORT Uruguay. El evento tuvo lugar el jueves 31 de agosto de 2017 en el Teatro Solís.

También se hizo entrega del Premio al Desempeño Académico a aquellos estudiantes destacados por sus altas calificaciones y el cumplimiento de los principios institucionales.

Siempre podemos dormir después

“Sin importar cómo llegamos a nuestras carreras y cuánto tiempo nos llevó conseguir los títulos, es muy importante reconocer los logros”, dijo Daniela Pfeffer, Licenciada en Gerencia y Administración.

En representación de los graduados de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales, destacó que la ceremonia es el momento ideal para reflexionar sobre la vida universitaria.

A pesar de que suele haber complicaciones indicó que, durante el trayecto, aprendieron a “priorizar, pensar y analizar”.

También contó que gracias al intercambio estudiantil ahora tiene amigos por todo el mundo, que gracias a un docente consiguió trabajo, y que gracias al equipo de fútbol sala de la universidad hoy representa a la selección nacional.

Para finalizar, dijo que el presente es el tiempo de hacer, de construir proyectos y ser protagonistas: “Es el momento de tomar todas las oportunidades que se nos presenten porque siempre podemos dormir después”.

Transformar la ficción en realidad

“¿Qué es la arquitectura? ¿Qué rol cumple en la sociedad? ¿Por qué elegir esa carrera?”, fueron preguntas que se hizo Agustín Aprahamian, quien habló en nombre de los graduados de la Facultad de Arquitectura.

Explicó que se trata del “arte y la ciencia de crear un entorno en nuestras vidas”. A su vez que, a la hora de elegir la carrera, le entusiasmaba la idea de materializar algo de su propia creación y “transformar la ficción en realidad”.

“Como arquitectos tenemos la oportunidad y la responsabilidad de crear un buen entorno a los usuarios, mejorar las ciudades y la calidad de vida de los habitantes”, puntualizó.

En su opinión, es fundamental tener conciencia de la importancia que tiene la arquitectura en el legado cultural de una sociedad.

Para finalizar, agradeció a la universidad por haberle brindado las “herramientas necesarias” para entender la arquitectura “en su más amplio sentido”. Además, por permitirle “ver la vida con otros ojos” y aumentado “aún más las ganas de seguir aprendiendo”.

La tranquilidad de estar preparada

Cuando Gimena Curra contaba, convencida, que quería ser Licenciada en Sistemas le decían: “¿Estás segura?”, “¿estás loca?”, “¿esa no es una carrera de hombres?” o “¿por qué mejor no haces Ingeniería?”.

La graduada explicó que la carrera le brindó la “combinación perfecta entre la tecnología y el mundo de los negocios”. Detalló que gracias a la exigencia de la universidad logró un “mayor sentido de la responsabilidad y de la disciplina”.

También que las habilidades adquiridas le permitieron trabajar en una empresa multinacional.

Curra recordó que, en el proceso de selección, realizó ejercicios similares a los de los parciales más difíciles de la carrera. Se repetía: “Tranquila, hiciste miles, es uno más”. Sentía que estaba preparada.

Recalcó a los graduados de que están preparados para cualquier desafío que se les presente. “Está en cada uno de nosotros potenciar lo que hemos adquirido”, concluyó.

“La educación de calidad es un imperativo moral”

“La educación universitaria es un desafío que exige dedicación, talento y resiliencia”, indicó el Dr. Jorge Grünberg, rector de la Universidad ORT Uruguay.

A pesar de que el esfuerzo parece mayor al que se puede realizar, los tiempos no alcanzan y los resultados no siempre son los esperados, afirmó que “son experiencias inevitables de la vida universitaria y profesional”: “Las pueden enfrentar y superar”. Incluso, catalogó a la educación universitaria como una de las experiencias “más transformadoras de la vida”.

“Nuestra convicción es que la educación es la única vía para que las personas puedan alcanzar la autonomía y las oportunidades necesarias para vivir vidas dignas”, sentenció.

En su discurso precisó que la historia de ORT es de “constante renovación”. Sin embargo, en sus casi 75 años, su misión permaneció incambiable: aportar al desarrollo del Uruguay a través de la educación.

En su opinión, la educación superior es “la nueva alfabetización”. La razón está en que es “la llave para el progreso personal y para el ejercicio de la ciudadanía”. En sus palabras, ofrecer una educación de calidad “no es una política pública, es un imperativo moral”.

No temer a las ambiciones, elegir desafíos grandes que obliguen a crecer y no tener miedo a los errores, fueron algunas palabras que el rector dio a los graduados. También les pidió que “hagan valer sus opiniones”, ya que “el mayor riesgo de la democracia no son los extremistas, sino los que no tienen opiniones”.

“Busquen su camino, pero no olviden que ORT siempre será su casa”, finalizó Grünberg.

Galería de imágenes:

Ceremonia de graduación de la Universidad ORT Uruguay - agosto 2017