COORDINADOR ACADÉMICO
Lic. Javier Bonilla Saus, Master, D.E.A.

Solicitá más información

  • Protección de datos personales
    Los datos personales enviados a través de este formulario serán tratados conforme a la Ley N° 18.331.

"Dejar apátridas por el mundo no es la solución para combatir el terrorismo"

"Dejar apátridas por el mundo no es la solución para combatir el terrorismo"
Fecha: 29/04/2016

El problema en Europa está en la interconexión que suele hacerse entre “refugiados sirios o del norte de África” y los atentados terroristas, pese a que “no hay una conexión probada”. Eso fue lo que aseguró el Dr. Filipe Vasconcelos, en la conferencia titulada “Implicancia de los atentados terroristas en la política europea”.  

A su vez, Vasconcelos, docente e investigador, resaltó que “el problema de Europa es más profundo que la linealidad que intentan proyectar los movimientos de extrema derecha”.

La charla –que buscó profundizar en las implicancias, las manifestaciones y las derivaciones de los atentados terroristas en Europa– tuvo lugar el martes 19 de abril de 2016. Fue la primera conferencia del ciclo 2016 que organiza el Departamento de Estudios Internacionales de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales.

¿Qué es el terrorismo?

“Una violencia premeditada, con motivación política, perpetrada por grupos subnacionales o por agentes nacionales, contra no combatientes, con el objetivo de influir en la audiencia”. Esa es la definición de terrorismo, que brinda el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Un concepto que, en palabras de Vasconcelos, es muy “amplio” y “completo”.

El orador enfatizó en que el terrorismo tiene una motivación política: “No es algo practicado en provecho propio; es algo que tiene una justificación –aunque no estemos de acuerdo con ella– más amplia”.

Asimismo, explicó que es una acción indirecta, generalmente cometida contra personas anónimas, que busca que la gente vea la acción. Por eso, muchas veces, cuando hay un atentado, alguien confiesa su autoría.  

El 11 de setiembre de 2001 es un claro ejemplo. Según el profesor, ninguno de los más de 2.000 muertos era “un objetivo prioritario”  para quien cometió el atentado. “La idea era destruir los símbolos del poder económico y político, mediante una matanza a larga escala, que nos diera la idea de que ‘hay que temer’”.

Al mismo tiempo, remarcó que es un concepto que “toca el nervio de las personas” y les da una “noción de vulnerabilidad”. A pesar de que se suele pensar que las guerras existen –pero están lejos y “no nos afectan”–, se ve al terrorismo como algo que, teóricamente, cualquiera puede ser víctima.

El terrorismo: ¿un concepto en movimiento?

“En términos de números de muertos, lo que vemos en Europa es que en los ‘70 se morían más personas por terrorismo, que hoy”, afirmó Vasconcelos. De la misma forma, agregó que, en el mundo Occidental, en América del Norte, y en Latinoamérica, “no hubo un incremento de los números de terrorismo”.  

No obstante, precisó que si se suman los muertos como consecuencia de la problemática en Medio Oriente, se puede ver que las estadísticas aumentaron.

“¿Hay un nuevo terrorismo?”, se preguntó el orador. Rápidamente, contestó: “Yo creo que sí”. Es que, en su opinión, hay una globalización y una transformación del concepto.

Si bien el cambio se puede ver en varios aspectos, se observa claramente en las estructuras. En el pasado, se imitaban ejércitos regulares, con un orden piramidal. En cambio, las nuevas estructuras terroristas empiezan a funcionar por células, en red, con una gran autonomía, gracias al desarrollo tecnológico.  

Incluso destacó que, hoy en día, en Europa, se está asistiendo a la actuación de “lobos solitarios”. Se trata de personas que, a partir de Internet, tienen acceso a fuentes de financiamiento y a personas que los incentivan a actuar. También a una amplia variedad de información acerca de cómo desarrollar la acción terrorista.

Un tema complejo

El problema en Europa, según el experto, está en la interconexión que se suele hacer entre “refugiados sirios o del norte de África” y “atentados terroristas”. Sin embargo, detalló que “no hay una conexión probada”: “Si miramos los pasaportes de la mayoría de quienes cometieron atentados en Francia y en Bélgica, son ciudadanos franceses o belgas”, descendientes de antiguos inmigrantes del norte de África.

Igualmente, hizo hincapié en que si se va a empezar a dividir a los ciudadanos en géneros, es necesario asumir, por ejemplo, que todas las bases que fundamentan la República Francesa “se van a desmoronar”. Además, Vasconcelos señaló que “dejar apátridas por el mundo no es la solución para combatir el terrorismo”.

“Vamos a vivir entre la amenaza terrorista que viene de afuera de Europa, y la propia amenaza de la radicalización política interna. Todo fruto de la crisis”, estableció.

Sumado a ello, puntualizó que actualmente hay un “corrimiento hacia la derecha” y un mayor “conservadurismo”, así como una influencia de los partidos de extrema derecha en los partidos moderados. 

“El terrorismo es un tema político, internacional, y global, pero que tiene raíces que solo se pueden combatir estructuralmente, en el ámbito de la propia política doméstica de los Estados”, concluyó.

Video: