COORDINADOR ACADÉMICO
Lic. Javier Bonilla Saus, Master, D.E.A.

Solicitá más información

  • Protección de datos personales
    Los datos personales enviados a través de este formulario serán tratados conforme a la Ley N° 18.331.

Geopolítica y geoeconomía de la energía

Conferencia de la Licenciatura en Estudios Internacionales de la Universidad ORT Uruguay.

La conferencia “Geopolítica y geoeconomía de la energía: una lectura del sistema internacional contemporáneo” se realizó, el martes 23 de setiembre de 2014, en el Auditorio Pocitos de la Universidad ORT Uruguay.

Expuso Filipe Vasconcelos Romão, Doctor en Relaciones Internacionales por la Universidad de Coimbra, Portugal. En la actualidad es investigador y profesor de la Universidad Autónoma de Lisboa.

El evento formó parte del ciclo anual de conferencias de la Licenciatura en Estudios Internacionales de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales.

La revolución energética

“El modelo de relaciones internacionales tiene que salir del encuadre tradicional”, dijo Vasconcelos Romão, y agregó que los asuntos energéticos permiten una interacción muy grande.

El mundo, en términos energéticos, vive una auténtica revolución, indicó. Hay una transformación del sistema internacional, enmarcada en la globalización.

Con el fin de la Guerra Fría, se dio una ruptura conceptual con los cuadros analíticos del sistema internacional, dijo. El mundo dejó de estar en una lógica bipolar, pasó a una más compleja.

Hay cambios estructurales en el sistema internacional, con nuevos actores, multinacionales, organizaciones internacionales, ONG y un mayor dinamismo en el concepto de soberanía.

Los Estados se modifican por dentro y construyen espacios de integración, como la Unión Europea y –en menor medida– el Mercosur. “Esta creciente integración se puede comprobar con los efectos de la crisis del 2008”, señaló Vasconcelos Romão.

La crisis de 2008

La crisis de 2008 demostró la vulnerabilidad de algunos Estados y sistemas frente a otros. Comenzó en Wall Street y se generalizó a casi todo el mundo, prosiguió el conferencista.

Solo los países menos integrados al sistema financiero internacional fueron poco afectados; en especial, los de África.

Los sistemas bancarios más expuestos al sistema norteamericano, como por ejemplo Irlanda, sufrieron consecuencias y tuvieron que actuar para evitar la quiebra de bancos.

“Toda la economía mundial se detuvo cuando se produjo la crisis de 2008. Esto es señal de una gran interdependencia, muy diferente a lo que sucedía en el siglo XIX”, dijo Vasconcelos Romão.

El consumo

A nivel de áreas regionales, el consumo es un elemento determinante para comprender las perspectivas de crecimiento, desarrollo y movimientos económicos internacionales.

Los factores de consumo determinan por qué ciertas zonas consumen más que otras. Los principales factores, dijo Vasconcelos Romão, son:

  • el nivel de industrialización del país,
  • el nivel de desarrollo de la sociedad de consumo,
  • la estructura del sector de transporte de pasajeros y de cargas,
  • el clima
  • y los factores culturales.

Los países que consumen más energía per cápita son los más fríos, los más desarrollados e industrializados, indicó, y los que tienen fuerte oferta o disponibilidad energética, como Arabia Saudita.

China representa, de cierto modo, un riesgo para el sistema internacional, ya que si sus habitantes tuvieran un consumo semejante al que tienen –por ejemplo– los de Estados Unidos, la demanda energética global estaría en una situación grave, dijo.

El consumo de carbón ha crecido en los últimos años de una forma considerable. “Ya no es el insumo de la Revolución Industrial, sino que es el del presente”, señaló el conferencista. Es la principal materia prima energética para producción de electricidad a nivel global. El petróleo continúa en una lógica de estabilización.

La energía nuclear, que muchas veces colocamos en la agenda mediática de una forma muy frecuente, dijo Vasconcelos Romão, en comparación a toda la producción mundial, aún tiene una parte muy pequeña.