“Nada va a cambiar si no hay un esfuerzo de toda la humanidad”

Ex Senadora y Ministra en Brasil habló sobre el desarrollo sostenible

Marina Silva, una de las principales líderes socio ambientales de Brasil y América Latina, brindó el 26 de mayo de 2014 en la Facultad de Administración y Ciencias Sociales el evento “Conferencias regionales de Marina Silva sobre Desarrollo Sostenible”.

Silva reflexionó sobre los factores que han impedido un cambio del modelo de desarrollo actual hacia uno sostenible desde el punto ambiental, cultural y económico.

El encuentro estuvo organizado por la Fundación Futuro Latinoamericano (FFLA) con el apoyo del Centro Regional de Cambio Climático y Toma de Decisiones, y la Universidad ORT Uruguay.

Silva, ex Senadora y Ministra de Medio Ambiente de Brasil, consideró que el mundo está en una “crisis civilizatoria” por su forma de producción y consumo. Es un momento de colapso que se expresa en varios planos, dijo.

Poder por el poder mismo

En la base del desmoronamiento hay una “crisis de valores, no en el sentido moralista ni en el sentido del relativismo moral, sino en la lógica del poder por el poder mismo”, explicó Silva.

La civilización “no tiene problemas técnicos. Tenemos todas las tecnologías para construir, pero hay gente que no tiene vivienda porque se ha caído en la lógica del dinero por el dinero mismo”, ejemplificó la ex Ministra.

La crisis de valores desemboca en una “crisis política” que produce una baja participación en asuntos públicos, una mala calidad de la representación política y el agotamiento de las instancias de mediación. En este escenario, los ciudadanos “ya no quieren ser espectadores, sino protagonistas de la política”, dijo la ex Ministra.

Según Silva surge un “nuevo sujeto político” que ya no es un activista dirigido por una organización o un líder carismático, sino que él mismo toma la iniciativa.

La crisis política luego deriva en un colapso económico social. La población ha alcanzado los siete billones de los cuales dos viven en condiciones insustentables, con menos de dos dólares por día y sin bienes para una vida digna, ejemplificó Silva.

Finalmente, en el plano ambiental, la forma de producir y consumir está provocando una pérdida de biodiversidad, agotamiento del agua, degradación de los suelos, erosión y contaminación del aire.

“La crisis ambiental quizás sea más problemática que la crisis económica y social porque es más difícil de revertir”, explicó.

Recuperar el ser

La convergencia de todas estas problemáticas desemboca en una crisis civilizatoria que “no es fácil de manejar, porque no tenemos experiencia histórica para recorrerla”, dijo Silva.

Sin embargo, sostuvo que tenemos una “ventaja comparativa” con la antigüedad: “Ellos (en referencia a los griegos o los romanos), no sabían que estaban dentro de un colapso. Nosotros sí”.

“Llegamos al punto que el consumo consume al propio consumidor. Es el mal del exceso que se vuelve en contra”, dijo. Por ejemplo, si todo el mundo consumiera lo que consume el primer mundo se precisarían cinco planetas para subsistir, indicó.

“Queriendo superar los límites que nos ponía la naturaleza, llegamos a la paradoja de encontrar el límite de la propia naturaleza”, señaló Silva y agregó: “Si en la antigüedad todo se organizaba en torno al ser, ahora todo se organiza en torno al tener, hacer y parecer”.

“¿Qué queremos ser como raza humana?”, es la pregunta que deberíamos formularnos, sostuvo la experta. La respuesta es “recuperar el ser, poniendo límites al tener”. “No vamos a volver a la edad de piedra, pero hay que pensar en un consumo deseable y no tóxico porque no hay mundo para eso”.

Según Silva, para el cambio se “debe empezar por el entorno de cada uno”. “No va a haber una revolución inmediata”, vaticinó.

Sostuvo que “lo que se precisa es asumir posición”, no únicamente desde el punto de vista pesimista del que solo ve defectos, sino también desde una mirada optimista que rescata y mantiene aquello que tiene virtudes. “No se trata solo de criticar al otro”. 

“Esta es una crisis de la raza humana no solo para ser encarada por un partido o gobierno”, dijo Silva. “Nada va a cambiar si no hay un esfuerzo de toda la humanidad”.

Galería de imágenes