"Ucrania: entre Putin y Merkel"

Conferencia en la Universidad ORT Uruguay

El jueves 16 de marzo de 2014, el Dr. Oded Balaban brindó la conferencia “Ucrania: entre Putin y Merkel. La lucha contra la multipolaridad”.

La charla, organizada por el Departamento de Estudios Judaicos y por el Departamento de Estudios Internacionales, se llevó a cabo en el auditorio de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales. Balaban, Doctor en Filosofía por la Universidad de Tel Aviv, es profesor visitante de la Licenciatura en Estudios Internacionales de la Universidad ORT Uruguay.

El profesor Balaban analizó los distintos discursos que existen en la comunidad internacional para explicar el conflicto entre Rusia y Ucrania por la zona de Crimea, el cual se teme que pueda derivar en una disputa armada entre ambos países, y que ya ha despertado tensiones diplomáticas entre Rusia y parte de occidente. 

Balaban comenzó haciendo un repaso de las características históricas, geográficas y económicas del país. Recordó que tiene 48 millones de habitantes, que viven en una superficie más de tres veces mayor que la uruguaya.

Motivos del conflicto: Crimea y la Unión Europea

Ucrania proporciona el 25% del gas que consume Europa, y es llamado el “granero” del viejo continente. La zona de Crimea, repasó el profesor, es rusófila y fue “regalada” a los ucranianos en 1954 por el entonces Secretario del Partido Comunista de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.), Nikita Kruschev.

La cesión fue hasta el año 2042. Rusia sin embargo, mantuvo bajo su dominio el estratégico puerto de Sebastopol, que le garantiza una salida segura de su flota al Mediterráneo.

Desde 2005, Ucrania negocia su entrada a la Unión Europea (U.E.). Esta entrada es apoyada por un fuerte movimiento civil pro europeo que busca alejarse de la influencia de la Rusia de Vladimir Putin. Estos movimientos chocaron contra el hoy ex Presidente ucraniano Víktor Yanukovich, quien era proclive a la influencia rusa.

Las protestas provocaron los incidentes más recientes que terminaron en su derrocamiento. La entrada al bloque europeo se vio demorada por culpa de la U.E., que nunca tuvo a Ucrania como prioridad y demoró su incorporación con trabas burocráticas, explicó Balaban parafraseando al ex Secretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger.

Putin, a su vez, intentó bloquear el acercamiento de Ucrania a la U.E., ofreciendo ayuda económica a ese país para inducirlo a entrar en la Unión Euroasiática, un bloque comandado por Rusia que debería comenzar a funcionar en 2015 como respuesta a la U.E.

Detrás de esta intención está la concepción de Putin de que Rusia vuelva a ser una potencia como lo fue durante las épocas de dominio soviético, aunque sin socialismo, explicó Balaban. Frente a esto, en occidente “hay posiciones diferentes y no monolíticas para explicar la política de Putin”, agregó.

La postura realista

Una de esas posturas es la “mal llamada realista”, que termina siendo “funcional” al Presidente ruso, dijo el profesor. Esta postura, explicó: “Describe los acontecimientos como si fueran fenómenos naturales de los que se deduce una agenda política natural”.

Según Balaban: “Los realistas dicen que hay que dejar que Putin conquiste Crimea, ya que de todos modos era un territorio ruso y la mayoría de la población es ruso parlante”. Y agregó que la corriente realista sostiene que “se debe protestar, pero sin entrar en confrontaciones innecesarias con Putin para no amenazar el suministro de gas a Europa”.

Esta postura es acompañada en algunos círculos de izquierda latinoamericana, y en parte de la derecha americana, explicó Balaban.

Según el profesor, esta corriente tiene su expresión, por ejemplo, en el politólogo estadounidense George Friedman, quien sostiene que Rusia va a ser más rica, pero más insegura en el futuro, y que por ello Putin intenta crear un nuevo “muro de protección”. Según esta teoría, “Rusia no es agresiva, sino defensiva”, explicó Balaban.

Esta concepción conduce a un apoyo de una “multipolaridad antiglobalizadora apoyada por algunas izquierdas latinoamericanas y una derecha americana que extraña la Guerra Fría para imponer un análisis de desarrollo militar y nuclear”, señaló.

La postura de Merkel, Kerry y Hollande

Los que se oponen a esta visión son la Canciller alemana Angela Merkel, el Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y el Presidente francés François Hollande.

“Ellos piensan que los realistas se equivocan y que Putin está rompiendo el orden internacional sentando precedentes peligrosos. Pero enseguida agregan que se debe dialogar con Putin con decisión, sensibilidad y dureza, como dijo Merkel”, explicó el profesor.

Se trata de tener sensibilidad con los intereses de Rusia para llegar a algún compromiso de parte de Putin, dijo Balaban. “No quiere decir que hay que aceptar a Putin, sino que hay que tratar de superar las expectativas que él tiene de Merkel, Kerry y Hollande”, analizó Balaban.

Putin espera un endurecimiento y Europa no debe entrar en ese juego, sostuvo. “Debe haber cierta dureza, pero a la vez moderación. Putin espera de Merkel, Kerry y Hollande, una respuesta más dura”.

“Si se la dan estarían entrando en su juego”, analizó Balaban. “No hacer nada o enfrentar con dureza a Putin, es entrar en su juego”.