“Uruguay siempre quiere ir a más en las relaciones con China”

Relaciones China - Uruguay

El Ministro de Relaciones Exteriores, Dr. Luis Almagro, el encargado de negocios de la Embajada de China en Uruguay, Ding Shang, y el Coordinador del Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad ORT Uruguay, el Mag. Javier Bonilla Saus, disertaron en la conferencia “Veinticinco años del establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Popular China”.

La charla tuvo lugar el miércoles 4 de diciembre de 2013 en el auditorio de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales, y estuvo organizada por el Departamento de Estudios Internacionales.

El inicio y la consolidación de las relaciones

Bonilla Saus fue el encargado de abrir la conferencia. El profesor dijo que el proceso de establecimiento, desarrollo y consolidación de las relaciones entre Uruguay y China es “ejemplar”.

“Cuando decimos que son ejemplares es porque funcionan de la manera que esperamos. No es que son un modelo de relaciones, sino que son únicas, y se dan de acuerdo a nuestras especificidades simbólicas, culturales, económicas y geográficas”, explicó Bonilla Saus.

Conferencia sobre relaciones diplomáticas entre Uruguay y China

El profesor recordó que “hace 30 años China era el emblema del exotismo para el uruguayo medio”. El monto de intercambio en aquel momento alcanzaba apenas los 40 millones de dólares mientras hoy China es el principal socio comercial de Uruguay. 

“Nadie podía imaginar en los años 84-85 el desarrollo que actualmente tiene la relación entre los dos países”, dijo. Más allá del intercambio comercial las relaciones avanzaron “silenciosamente” en ámbitos como la cultura y la educación.

Tanto que a partir de 2008, la universidad empezó a ofrecer cursos de mandarín e incluyó en los programas de estudio la materia “Evolución Política y Comercial de Asia Oriental”, en donde el eje central es la historia China, ejemplificó Bonilla Saus. En 2010 la universidad firmó un acuerdo de intercambio con la Universidad Pedagógica de Harbin, recordó el profesor. De hecho alumnos chinos que forman parte de ese intercambio concurrieron a la conferencia.

Por otro lado, recordó que todos los presidentes de nuestro país desde el retorno de la democracia han ido a China. “No es una relación sólo comercial, sino que China es un país cercano para los partidos, las empresas, el ámbito educativo y la sociedad civil”, finalizó.

El sueño chino

El Sr. Ding Shang, por su parte, recordó que en marzo de este año China cambió de gobierno y entre una serie de reformas que tienen como objetivo alcanzar el “sueño chino” para 2020, hubo cambios en la política exterior. El nuevo gobierno se fijó la meta de duplicar el PBI per cápita para 2020, cuando se cumpla el centenario de la República Popular China.

El gobierno chino se fijó la meta de lograr una “relación adecuada entre el gobierno y el mercado”, dejando que éste juegue un “papel decisivo” en la asignación de recursos mientras el Estado se orienta al servicio al ciudadano y la transparencia.

“No es un sueño sólo de China, sino un sueño que queremos compartir con países que aspiran a la paz, al desarrollo, a la cooperación y a la ganancia común. El sueño chino está conectado con los sueños de otros países”, dijo Shang.

El diplomático indicó que China está identificada con el discurso del Presidente José Mujica ante la Asamblea General de la ONU sobre los problemas del mundo y la forma de enfrentarlos. Afirmó que “después de 25 años las relaciones entran en una nueva etapa de desarrollo que conlleva oportunidades y desafíos”.

Shang destacó la “estrecha colaboración” entre Uruguay y China en la defensa de las cooperaciones sur-sur, y la alta tasa de coincidencia entre los dos países en los diversos organismos internacionales.

Conferencia del Departamento de Estudios Internacionales

La visión actual

El Canciller Luis Almagro fue el encargado de cerrar los discursos. La relación con China ha sido materia de coincidencia entre todos los partidos políticos desde el retorno de la democracia, recordó el Ministro.

Antes de que se establecieran las relaciones diplomáticas, el sector privado intentaba colocar sus productos en China, lo que generó una base para el diálogo entre los países.

Luego, fue fundamental la concurrencia de China como observador a la Ronda Uruguay del GATT (Acuerdo General de Tarifas y Comercio) en 1986, lo que abrió la puerta para una mayor apertura comercial de China al mundo. Aquella “visión estratégica” del por entonces Canciller Enrique Iglesias, saltando una coyuntura política contraria a acercarse a China, fue fundamental para el desarrollo de las relaciones, opinó Almagro.

Hoy la expansión de la demanda de China es uno de los principales impulsores de la economía uruguaya en rubros “estratégicos” como celulosa, carne, cueros, lo que permite sortear con “relativa facilidad” la crisis económica financiera mundial, explicó el Canciller.

Además de eso hoy se busca “la forma de constituir a China en un socio más estratégico, incorporando acuerdos en infraestructura y energía entre los dos países”, dijo Almagro. “Esto lleva a que Uruguay siempre quiera ir a más en las relaciones con China, y no adopte políticas proteccionistas como otros países latinoamericanos”, agregó.

Para el Canciller “falta un diálogo estratégico entre China y el Mercosur, la Celac y la Unasur”. El Ministro también consideró que se debe fortalecer la presencia de compañías uruguayas en China en los rubros de tecnología y diseño, servicios, pymes, en el sector lechero, profundizar los joint ventures entre empresas, y aprovechar las importaciones chinas a la región para transformarse en hub logístico.