“Hay que hacer una Europa más eficaz y transparente”

Dr. Alfonso Soria Mendoza en la Universidad ORT UruguayEl miércoles 29 de mayo de 2013, en el auditorio de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales de la Universidad ORT Uruguay, fue la conferencia “Desafíos de la Política Exterior Europea en el 2013”, organizada por el Departamento de Estudios Internacionales. La ponencia estuvo a cargo de Alfonso Soria, abogado especializado en derecho internacional y Director de Europa de la cancillería de Colombia. Según el experto, los retos principales de la Unión Europea (UE) serán la creación de una agenda europea en temas de seguridad, retomar la senda del crecimiento económico, revertir las bajas tasas de recambio generacional, avanzar hacia una mayor unidad política, y lograr una gestión ambiental común.

Luego de un largo proceso de unificación que comienza después de la Segunda Guerra Mundial, los mayores desafíos se presentan de 2000 hacia adelante, analizó Soria. Los atentados en Nueva York del 11 de setiembre de 2011 hicieron que el terrorismo se transformara en un actor importante de la política exterior europea. En ese sentido, “hubo una evolución, en donde se pasó de hablar sobre tener vínculos con el medio oriente para proteger derechos humanos, a hablar sobre cómo se lucha contra el terrorismo”. Según el experto se está dando un “fenómeno de migración del terrorismo” que genera muchos temores en  Europa, aunque los atentados sean aislados.

Para Soria el tema de la seguridad “debe ser repensado por la UE” que no sabe si la protección de los valores democráticos y los derechos humanos debe hacerse o no con cuerpos militares de paz. Se ha intervenido por ejemplo en Sudán del sur y Mali, “pero hablar de derechos humanos y la protección de democracia sin la presencia militar es complejo”. Para Soria algunas intervenciones militares no han tenido logros en cuanto a dar estabilidad y gobernabilidad a los países. En Libia por ejemplo, “el apoyo a los rebeldes sin ver quiénes eran sólo porque estábamos en contra de un dictador fue un error histórico”, dijo Soria. “Hoy hay tráfico de armas, y no hay ni siquiera gobierno, sino clanes tribales que manejan cierto sectores productivos. No se logró estabilidad, ni gobernabilidad”. La eficacia de la intervención también está en cuestión en Irak e Afganistán, apuntó.

Para Soria todavía persisten “indecisiones” en temas de seguridad y falta una unificación de la política exterior en seguridad. Recordó que justo en estos días  los ministros europeos levantaron el embargo de armas a rebeldes de Siria, mientras Rusia sigue apoyando al gobierno de ese país en materia de misiles. Así y todo Soria recordó que la UE tuvo el premio nobel de la paz en 2012. El hecho es “anecdótico cuando hay crisis en Egipto, Siria, Libia, Palestina e Israel, pero igualmente la UE ha propulsado valores y derechos humanos”, apuntó.

“La UE está trabajando para tener un asiento en el consejo de seguridad de la ONU como bloque, y es apoyable. Pero lo importante no es sólo que esté si no qué puede hacer y qué herramienta va a tener. Se debe discutir si la seguridad es exclusividad de la Unión y no de los estados miembros”, analizó. Europa, dijo Soria, tiene que discutir si para fortalecer las acciones en política exterior se tiene que utilizar o no herramientas militares como la OTAN para lograr injerencia y solucionar los conflictos.

En cuanto a los retos económicos el experto señaló la alta deuda soberana de Europa, y las políticas que impiden devaluar e imprimir moneda para salir de la crisis, lo que afecta a las economías más pequeñas como Grecia, Irlanda, Chipre y Eslovenia. Soria dijo que para salir de la depresión económica la solución no son las rupturas, si no que con el “rigurismo” fiscal se “sale dignamente”. “La gente se olvida que las crisis son cíclicas. Lo importante es afrontarlos como tales”, dijo y recordó que la UE surgió luego de la debacle de la segunda posguerra.

En materia energética, señaló que el desafío es superar la dependencia mineroenergética, lo que muchas veces lleva a “flexibilizar” la agenda exterior en función de intereses energéticos. A ello se le suma la incorporación del cambio climático a la agenda internacional, lo que es una “preocupación porque es un tema que no se sabe manejar de forma multilateral”. Puso como ejemplo que el sur de Europa es menos riguroso en la emisión de gases, que el norte.

Pero el desafío fundamental en materia económica es la evolución demográfica, dijo Soria. Según el especialista, “Europa es un continente que no se renueva. No hay cambio generacional, entonces el factor humano no genera el recambio en el manejo de cadenas productivas, en la educación, el consumo, lo que hace que el régimen solidario de pensiones no esté funcionando”. La inmigración tampoco disminuye la crisis demográfica porque con la crisis Europa no es un lugar atractivo para vivir, apuntó.

En momentos en que la UE va a ampliar sus miembros, el otro reto es que la institucionalidad común se adapte a la diversidad de intereses de cada nación. Según Soria, en materia internacional la toma de decisiones está repartida por lo que para hacer acuerdos con la UE hay que renegociar con cada órgano. “La forma de tomar decisiones hace que se refleje cierta fragilidad para buscar consenso en temas internacionales”, dijo Soria. Además las políticas exteriores fijadas por los órganos centrales de la UE, muchas veces no “bajan” a países más pequeños como Estonia o Lituania que son más proclives al diálogo bilateral que a la negociación en bloque.

“La gran pregunta es si hay una política exterior para 2013”, finalizó Soria. “Hay que hacer una Europa más eficaz y transparente, tiene que se un actor central en la escena global. Lo primordial es la seguridad y los valores”.